Alerta de manchas

El vino tinto, el maquillaje, los labiales, las frutillas, los arándanos, la mora, la crema, son manchas que de no tratarse a tiempo dejan un recuerdo imborrable en nuestra ropa.

Pero esto no es para asustar ni para hacer una invitación a usar baberos o cotonas, sino para aprender a reaccionar antes las diferente manchas y matar algunos mitos.

Lo primero que debemos saber es que una reacción oportuna puede salvar nuestro atuendo. El calor y el sol de esta época fijan las manchas más rápido en la prenda, lo que finalmente puede teñir las fibras de la ropa de forma permanente, como es el caso de las producidas por frutas, bebidas colas, vino tinto, entre otras.

Asimismo, existen otros peligros para tus prendas a los que debes poner atención, como los productos de belleza “a prueba de agua”; si tu ropa es manchada con bases, labiales o delineadores con esta tecnología, la reacción debe ser rápida y cuidadosa, ya que en vez de sacar esos restos indeseados puedes extenderlos por toda la tela agrandando más el problema.

Como estas, hay muchos tipos de manchas que nos pueden incomodar en el día a día y casi siempre tratamos de sacarlas con agua, un poquito de sal, con vino blanco si te manchaste con tinto, pero ¿son técnicas efectivas o solo mitos?

Marcela Carvajal, formadora de 5aSec lleva años enseñando a desmanchar la ropa y el cuidado de las prendas, por eso conversamos con ella para pedirle algunos de sus secretos mejores guardados.

 

Tips de desmanchado:

 

Las manchas de color (fruta, vino, chocolate) Siempre debemos reacción rápido y escurrir en agua, nunca refregar con agua porque la puede expandir. Una vez escurrida -para que los elementos que tiñen no se acoplen a la fibra y sean liberados- tratar la mancha con bicarbonato de sodio y limón. Creando una crema espesa, déjala actuar sobre la mancha y lava la prenda como de costumbre. Ahora si no pudiste escurrir en agua la mancha de inmediato y se fijó fuerte, puedes hacer una preparación de agua, con agua oxigenada y amoniaco, esto es muy efectivo, seguro y le devolverá la vida a la prenda. Sin embargo, esta técnica no es apta para todas las telas, ya que las delicadas será mejor tratarlas con productos especialmente diseñados para eso y en manos de expertos porque tu vestido de gala o aquel traje favorito no puede evidenciar este accidente.

Otro de los secretos mejor guardados de los expertos es tratar las manchas de grasa. A menudo, la primera reacción después de derramar algo en tu prenda, es poner sal de mesa. Hay quienes aconsejan aplicar un poco de sal directamente sobre la mancha, sin embargo, la sal común no servirá realmente para eliminarla, aunque tampoco es considerada una reacción totalmente inútil. La aplicación de sal de mesa directamente sobre la mancha ayudará a absorber más rápido la humedad o grasa que no se haya adherido a la fibra, evitando que esta se extienda por los tejidos.

En cualquier caso, si aplicamos sal sobre la mancha no debes dejarla demasiado tiempo, ya que esto podría jugar en contra y fijarla con mayor fuerza. No olvidemos que la sal es un elemento que ayuda a fijar las tinturas en el proceso de teñido de la ropa ¡por algo será!

Para tratar las manchas de grasa toma tu lavaloza y aplica directo en el lugar, déjalo actuar y mete la prenda a la lavadora con tu detergente normal y magia, la suciedad inesperada desaparecerá.

Otras manchas complicadas son las de maquillaje, sobre todo si es a prueba de agua, estas jamás se deben refregar porque agrandarás el problema. Una buena opción es aplicar crema de afeitar en espuma y deja actuar por 30 minutos, luego lava como de costumbre.

Para las manchas de tinta o lápiz hay que poner papel absorbente bajo la mancha y luego aplicar suavemente alcohol o quita esmalte, así la suciedad pasará de la camisa al papel.

Otro gran aliado para tratar las manchas es el vinagre, este siempre será efectivo para actuar de inmediato ante infortunios, y pon atención, porque si agregas un chorrito a tu lavado tradicional te ayudará a que las prendas queden más limpias.

Por otro lado, en esta época el exceso de sol y calor también puede ser perjudicial para nuestra indumentaria en general. Es por eso que debemos evitar colgarlas directo al sol porque prácticamente quema la ropa, fija las manchas, decolora las tela y activa algunos agentes que contienen las fibras para generar un color “amarillento”.

El sol no solo actúa haciendo que las machas penetren las fibras, también puede destruirlas, como en el caso del elastano presente en trajes de baño, que al dejarlos expuesto a la luz solar se deterioran.

Como último dato, tampoco hay que abusar del perfume; siempre se ha fabricado para aplicarlo en la piel, no en la ropa, y estas manchas son las más rebeldes porque “no salen”, de acuerdo a lo que nos comenta Marcela Carvajal, experta de la multinacional en lavaseco 5asec.